Siria, cordura y diálogo vs. intereses (1 de 2)


siriaLa ciudad de Danzig dejó de ser territorio alemán y pasó, a raíz del Tratado de Versalles, a estar bajo la tutela de la Liga de Naciones, en una especie de protectorado polaco. Para Hitler esto era inaceptable y se propuso, en la búsqueda del “Lebesraum” o “espacio vital”, recuperar ese territorio de cualquier manera. Sigue leyendo

Anuncios

La península coreana a los pies de la diplomacia


koreaEn días pasados la prensa internacional daba cuenta del llamado a la cordura que hacía el secretario general de la ONU Ban Ki Moon,  refiriéndose al conflicto en la península coreana. Ese pronunciamiento lució lo más cercano al cumplimiento vago de una obligación derivada de un cargo que la preocupación genuina de un líder que representa al máximo organismo  encargado de velar por la preservación de la concordia y la paz mundial. Sigue leyendo

Error de cálculo de Paraguay lleva a Venezuela al Mercosur


Una de las razones por las que el congreso paraguayo decidió llevar a juicio político y destituir de manera sumaria al entonces presidente Fernando Lugo, fue la aquiescencia de éste último a que Paraguay se adhiriera al Protocolo Ushuaia II que, entre otras cosas, establece la posibilidad de que Mercosur adopte sanciones severas, como cerrar total o parcialmente las fronteras terrestres y suspender o limitar el comercio, el tráfico aéreo y marítimo, las comunicaciones y la provisión de energía y servicios al Estado Miembro en donde se produjese una ruptura del orden democrático. Sigue leyendo

Tratado de Creación del Consejo Iberoamericano del Deporte, del 04 de agosto del 1994


Cuando la República Dominicana firmó en 1994 el Tratado de Creación del Consejo Iberoamericano del Deporte, lo hacía con la plena convicción de que fomentar el desarrollo y la armonización de los marcos jurídicos e institucionales del deporte, además de propiciar el intercambio de recursos humanos y técnicos en el campo de la capacitación y el mejoramiento del nivel competitivo de los atletas iberoamericanos, habría de constituirse en un medio idóneo en el desarrollo de la cooperación pacífica entre las naciones latinoamericanas.

El deporte se ha constituido en una actividad paradigmática que, rompiendo con las barreras distintivas de color, raza, sexo o clase social, aglutina en un mismo espacio y al mismo tiempo a personas con las más disímiles características y pertenecientes a los más heterogéneos orígenes, convirtiéndose por tanto, en un fenómeno cultural  sin parangón, capaz de servir de armazón privilegiado en donde se cumpla a cabalidad con el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales del hombre.

Todas las virtudes precitadas no escapan, igual que toda actividad social, a la necesidad del ordenamiento jurídico y a la creación de órganos institucionales cuya mision nodal sea la de reglamentar, dirigir y coordinar las actividades deportivas y su óptimo desarrollo en el marco de unas relaciones interestales armoniosas; en ese sentido, República Dominicana ha llevado a cabo el proceso de ratificación congresual pertinente y depositó el instrumento que así lo certifica, ante el gobierno de los Estados Unidos Mexicanos el día 13 de julio del 2010, fecha en la que, de acuerdo al artículo 32 del Tratado, ha entrado en vigor para nuestro país.