Dudosos frutos de una primavera que no acaba


primavera_arabe_f_008Ayer escuché al ministro de defensa de España, Pedro Morenés, referirse a la situación heredada en Libia de la laureada primavera árabe, como un escenario de “resultados espantosos”. Esa frase me hizo reflexionar sobre el rosario de situaciones que se han producido como consecuencias de ese “fenómeno social”, disímiles en su forma, pero que en el fondo parecen leyendas urbanas emanadas del mismo libro y escritas por el mismo autor. Sigue leyendo