El atardecer de un símbolo eterno


mandelaDesde mi infancia hasta el día de hoy, contrario a muchos – sobre todo a los románticos – detesto los atardeceres… me producen tristeza. Las primeras experiencias que recuerdo y que están asociadas a este fenómeno ineludible que se superpone a la luz del día, provienen de reminiscencias de niño en las que, aquellas montañas que rodeaban el pequeño valle en el que estaba enclavada la cálida morada de nuestros padres – allá por las lomas de Constanza –  servía de cuna a las ya débiles luces del sol que comenzaban a agonizar y a dar paso a la taciturna y enorme oscuridad, que solo esclarecía su aspecto cuando, a lo alto, allá en el firmamento, comenzaban a brillar las tintineantes estrellas… y en cuanto a la tristeza, solo se deshacía cuando la madre, sabedora de esa debilidad, dedicaba unos minutos a “arrullar” a su primogénito. Sigue leyendo

Anuncios

América Latina. Dos caminos, un solo continente


latinoamericaLa desaparición física de Hugo Chávez se ha convertido en el pistoletazo para nuevas alianzas geoestratégicas en Latinoamérica. La debilidad que exhibe su sucesor al frente del gobierno da la sensación de que, no pudiendo controlar del todo la situación a lo interno de su país, sus bonos a nivel regional estarían cayendo a niveles tan ínfimos que le sería imposible continuar con los proyectos de integración y conjunción ideológica que en vida lideró y propulsó su mentor y comandante, bajo el paraguas nominativo de “Socialismo del Siglo XXI”.

Sigue leyendo