El Mes de las Cumbres


En junio, que aún no termina, tres países del continente americano han servido de sede para la realización de sendas cumbres internacionales de alto nivel en las que se discutirían, básicamente, aspectos sobre seguridad alimentaria, crecimiento y estabilidad económica global y por último, desarrollo y evaluación de estrategias de preservación del medio ambiente, respectivamente.

Que se reúnan “nuestros líderes” por un lado tranquiliza –aunque salga caro- y por otro, al ver las resoluciones que alumbran sus debates y exposiciones y los niveles de desacuerdo imperantes en temas cruciales no sólo para sus respectivos países, sino para la comunidad internacional en conjunto y, aún más, para el futuro del planeta, necesariamente produce en nuestro interior, cierto grado de suspicacia y a veces hasta de desesperanza. Sigue leyendo

El Fracaso de un Plan de Paz


Al cumplirse un año y un mes que se iniciaron las protestas contra el régimen de Bashar Al Asad en Siria, la ONU, por medio de su enviado especial Kofi Annan, firma y logra “poner en vigor”, el 12 de abril pasado, un plan de paz que, para la comunidad internacional, representaba una esperanza de avenimiento y diálogo entre las partes en conflicto con el propósito de detener la escalada progresiva de violencia y muerte que se ha estado produciendo en Siria a lo largo de este último año.

A un mes y semanas de que se produjese ese “ensayo” de tregua, muy lastimosamente, hay que decir que todo ha sido un verdadero fracaso. Solo 6 puntos conformaban este plan de paz, los que podían resumirse en un alto al fuego, apertura de negociaciones, autorización de entrada de ayuda humanitaria, todo esto con el fin ulterior de que, luego de calmar los ánimos allí, se iniciase el empedrado camino hacia la transición democrática. Ninguna de las partes lo ha respetado.
Sigue leyendo

Norcorea, la rémora del este asiático


Estuve buscando en mi mente un adjetivo que retratara de cuerpo entero la actitud mezquina, interesada, antojadiza, burda, provocativa, entre otras cosas, con la que se maneja en la comunidad internacional y en sus relaciones con sus más cercanos vecinos el régimen de Corea del Norte y más que un adjetivo me decidí por el sustantivo femenino “rémora” que puede tener el significado de “pez marino tropical que se adhiere a otros de mayor tamaño para comer los restos de lo que aquel pesca para sí”; o bien, puede tener la acepción de “cosa que detiene, impide o dificulta un proceso, un proyecto o una acción”; valores lingüísticos que indistintamente muestran lo que realmente representa Norcorea en medio del progreso, tranquilidad y ambiente de buena vecindad y cooperación en que viven los más de 1,500 millones de personas en el Este Asiático o Asia Oriental.

A finales del pasado año y, a propósito de la muerte del entonces líder norcoreano Kim Jong Il y del ascenso al poder de su hijo y sucesor Kim Jong Un, me arriesgaba a  pronosticar en esta misma columna, cito: “luego de que este veinteañero resuelva su nido de poder interno deberá… enviar una señal al exterior de que aún siguen vivos y de que mantienen la intención de vivir a costa del miedo y del terror… Y para ello… habrán de cometer la imprudencia de atacar, o por lo menos provocar un conflicto con Corea del Sur o con Japón…” termina la cita.
Sigue leyendo

Los tuareg, una nación sin Estado


Podría causar cierta extrañeza para algunos el hecho de que nos refiramos a un pueblo que, a nuestro entender, constituye una nación y que, sin embargo, no posee un estado y otros podrían afirmar que los tuareg no tienen un estado porque ni siquiera llegan a ser nación.No obstante estos pareceres, y basándonos en los más elementales conceptos sociológicos, una Nación es un conglomerado de personas que comparten usos y tradiciones y que están atados firmemente a la idea del nacionalismo como lazo conductual, estando dentro de un país determinado o bien, dispersos en diferentes puntos geopolíticos.

El Estado es entonces, ese mismo grupo de personas, pero con una base jurídica que reglamenta sus relaciones legales y sociales, con una gerencia gubernamental determinada, y que están enclavados en un territorio delimitado y soberano en el que sus habitantes se abrazan al patriotismo. De manera que, se infiere que el Estado es una nación jurídica y políticamente organizada. Sigue leyendo

Siria, en el tablero del poder


Cuando veo opiniones disidentes en relación a un posible ataque israelí a Irán, en sus “sobradas” razones para embestir quizás en forma “preventiva “en los lugares en donde se enriquece uranio  iraní, y por otro lado escucho los que comentan acerca del potencial bélico que podría tener Irán para repeler un ataque; en el inconveniente de las distancias que tendrían que recorrer los aviones de combate israelíes sin reabastecerse si quisieran llevar la cantidad de explosivos suficientes para destruir los búnkeres bajo tierra, entre otras muchísimas conceptualizaciones que pudieran ser valederas, pienso que el mundo está entretenido en un juego de poder basado, esta vez, en la propagación interesada de una “idea cosmogónica” de miedo a lo nuclear que tiene por objetivo distraernos de las verdaderas razones que existen detrás de este telón de humo, en el que Siria representa la pieza clave con la que, necesariamente, darán el jaque mate a Irán y se iniciará una recomposición del “tablero mundial” no sin antes bañar el proceso con la sangre de inocentes. Sigue leyendo

La odisea de Palestina ante Naciones Unidas


Para leer el artículo completo pulse sobre el enlace: http://www.elcaribe.com.do/2011/09/23/la-odisea-de-palestina-ante-naciones-unidas

Convenio sobre la Marcación de Explosivos Plásticos para los fines de Detección del 1ro de marzo de 1991.


 

La privatización de áreas de administración que han pertenecido tradicionalmente al sector público, las alianzas entre líneas aéreas, la contratación externa y el arrendamiento de de aeronaves, entre otras cosas, forman parte de la liberalización económica que se ha producido en el ámbito de la aeronáutica y que tiene connotada e inmediata repercusión en la seguridad y la protección de vidas ligadas al uso de la aviación.

 A partir de la resolución 635 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del 14 de junio de 1989 y la 44/29 del 04 de diciembre del mismo año, adoptada por la Asamblea General, en las que se pide a la organización de Aviación Civil Internacional que incremente su labor para establecer un régimen internacional de marcas de explosivos plásticos o en lámina que permitan detectar su presencia, como estrategia importante para preservar la seguridad en la aviación internacional, se produce en el 1991 la adopción de este importante Convenio.

Con la adopción de este Convenio y con el compromiso de los Estados en lo que tienen que ver con la marcación, se busca evitar cualquier atentado contra al actividad aeronáutica que fuese a llevarse a cabo con explosivos plásticos que no eran detectables por los sistemas de seguridad utilizados en los aeropuertos internacionales y por lo operadores aéreos, al tiempo que compromete a las Partes en el mismo, a adoptar las medidas necesarias para prohibir e impedir la fabricación en su territorio de explosivos sin marcar; impedir su entrada y salida y ejercer un control estricto, eficaz e infalible sobre la tenencia y transferencia de éstos en su territorio.

La República Dominicana, tradicional y consuetudinariamente ha sido compromisaria de instrumentos que prevengan la ocurrencia de actos terroristas en cualquier área y al mismo tiempo ha predicado en la comunidad internacional su política de preservación y de adherencia consciente al clima de paz necesario para el desarrollo de los pueblos; y, en ese sentido, hace efectiva su decisión de pertenecer al Partenariado de este Convenio con la promulgación del mismo y con el envío a nuestra Mision ante la OACI, el pasado 13 de septiembre del año en curso, del Instrumento de Adhesión correspondiente para ser depositado ante la Secretaría General de esa Organización.