Venezuela, esta vez sin Chávez


maduroEn diciembre del pasado año, en un artículo que serví para este mismo periódico, y justamente comentando el escenario político en Venezuela tras el regreso de Chávez a su país a disponer detalles previos a lo que se convertiría en su partida definitiva y, a raíz de eso, del posible ascenso de Nicolás Maduro a la presidencia, Sigue leyendo

Anuncios

La península coreana a los pies de la diplomacia


koreaEn días pasados la prensa internacional daba cuenta del llamado a la cordura que hacía el secretario general de la ONU Ban Ki Moon,  refiriéndose al conflicto en la península coreana. Ese pronunciamiento lució lo más cercano al cumplimiento vago de una obligación derivada de un cargo que la preocupación genuina de un líder que representa al máximo organismo  encargado de velar por la preservación de la concordia y la paz mundial. Sigue leyendo

Vi a Chávez conciliar


Uribe-ChávezTranscurría la tarde del 07 de marzo del 2008 y, aun dentro del moderno auditorio del Ministerio de Relaciones Exteriores, se sentía un ambiente de desagradable calor. Había pasado cerca de ocho horas desde que, en la mañana de ese día, el entonces presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, abriera la ronda de discursos de los Jefes de Estado y de Gobierno que asistían a la XX Cumbre de Jefes de Estado del Grupo de Río que se celebraba en Santo Domingo.

Sigue leyendo

Un Nobel de la Paz que le quita la Paz a muchos…


construir-el-mundo

Leyendo esta mañana acerca del galardón otorgado al Presidente Obama del Premio Nobel de la Paz 2009, me he encontrado con tantas opiniones a favor y tantas en contra que se ha producido en mi  un incómodo y real dolor de cabeza.

Quizás ese no sea el motivo principal del repentino e incómodo “dolorcito” de mi órgano productor y reproductor de ideas, sino que más bien se ha producido una mezcolanza progresiva de pensamientos y desasosiegos que han dado al traste con mi acostumbrada tranquilidad mañanera, debido a diversas cosas que no vienen al caso.

Pero nada, comentemos un poco sobre la noticia del día en los rotativos nacionales e internacionales: la escogencia del Presidente Obama para el laureado “Premio Nobel de la Paz”. Unos se han desbocado en elogios, otros, como algunos presidentes, han elogiado de manera comedida la escogencia de líder de la nación más poderosa del mundo, como estandarte merecedor del prestigioso galardón, mientras otros más se han “vuelto locos”  e incluso han insultado -con razón o sin ella- al Comité Nobel en Oslo, Noruega (encargado especial del Nobel de la Paz. Los demás son decididos en Austria) y al propio Obama. Dicho sea de paso y para complacer la inteligencia de nuestros actualizados y bien documentados lectores, es saludable  aclarar la duda que atizará en más de uno el hecho de que los premios nobel son todos decididos en Suecia con la excepción del de la Paz… Esto se explica en el hecho de que cuando Alfred Nobel instituyó los galardones, Suecia y Noruega formaban una unidad política, en la que Suecia decidía la política internacional de ambos países. Mientras que el Parlamento noruego –que es el que designa el comité que da el Premio Nobel de la Paz – sólo opinaba de política doméstica. La idea de Nobel fue que este premio se concediera no a ciegas pero sí en una especie de imparcialidad en el que no influyera ningún interés ni politiqueo exterior.

El hecho es que unos y otros pueden tener, a juicio humilde de quien suscribe, puntos acertados y otros que no tanto. Por ejemplo, cuando un jefe de Estado felicita al Presidente Obama por ser galardonado con esta importante distinción, coloca en esa felicitación, además de la diplomacia que se exige en estos casos y que es determinante para la proyección y el arraigo efectivo de relaciones de PAZ entre los Estados,  las esperanzas de que desde la potencia militar, bélica y armamentista más grande del mundo se promuevan acciones auténticas e infalibles de fomento de PAZ; cuando un ciudadano común perteneciente a cualquier parte del mundo opina a favor de la elección de Obama para el premio, ve en el mismo las posibilidades de cambio hacia la estrecha línea de la convivencia fraterna entre los individuos sin importar color, raza ni nacionalidad. De la misma forma, aquellos líderes de movimientos fundamentalistas y proclives a perpetrar hechos de sangre que condenan tal galardón, lo hacen sobre la “premisa inconsciente” de que pueden hacerse cosas mejores que las que hasta ahora ha realizado Obama en pos la PAZ, por tanto, le lanzan la especie al mismo, de poder completar en lo que le resta de mandato acciones contundentes que encaminen al mundo hacia otro estadío de convivencia pacífica.  Los puntos desacertados no ameritan ser explicados.

Creo que Obama, antes que sentir que este galardón le premia por lo realizado hasta este momento, debe sentirse comprometido por el mundo a continuar “realizando”. En otras palabras entiendo que lo que se buscaba en estos momentos era compeler al gobernante a buscar por todos los medios la forma de traer PAZ al mundo y me parece que el cometido ha de surtir efecto. Por qué estaría mal comprometer a una persona que ha dado señales de que puede y de que quiere convertirse en referente histórico, no solo por la condición negroide de su piel y su arribo colosal a la presidencia del país más poderoso y al mismo tiempo mas estigmatizante del mundo, para que trabaje por el sosiego y la paz del planeta?

No fue el propio Nobel el que inventó la dinamita (el explosivo más letal en su época) y el  que en sus ensayos experimentales provocó la muerte de su hermano menor y de otras personas inocentes y aun así, instauró la forma de premiar a los hombres y mujeres que, haciendo uso de sus facultades intelectuales, y aún teniendo la posibilidad de destruir, forjasen con las mismas, las condiciones de avance y de mejoría para los ciudadanos del mundo?

Es por tanto, un “llamado a la acción.. “

Entonces, por Dios…

Demos oportunidad al hombre, no denostemos antes de tiempo, confiemos, ayudemos, seamos parte…

Salud!!