Peña Nieto, producto del marketing político y de la incapacidad del PAN


A nadie debe caberle la menor duda de que, aun cuando después de hacerse el reconteo de las urnas se demuestre fehacientemente que existieron maniobras fraudulentas en las pasadas elecciones presidenciales de México, esos datos no variarán el resultado final, máxime cuando la diferencia entre el primer y segundo lugar representa más de tres millones de votos. Definitivamente, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con Enrique Peña Nieto como su candidato, ha vuelto al poder después de doce años de estar fuera. Sigue leyendo