Rio + 20, El Futuro que Queremos


Existe un contraste paradigmático (por lo idealista) y al mismo tiempo quizás hasta impreciso en la concepción de que, en un mundo dirigido por el modelo económico capitalista, puedan reducirse los niveles de pobreza y consecuentemente se reduzcan los altos estándares existentes de energía contaminante, mientras para ello se hace un uso más sostenible y adecuado de los recursos naturales.

Y es que la base primigenia en las relaciones capitalistas están hoy por hoy basadas en el uso  indiscriminado e irresponsable de los recursos naturales sin importar que para ello se creen niveles exorbitantes de energía sucia o que el entorno, que nuestra generación le debemos a nuestros nietos y bisnietos, sea progresivamente depredado y llevado hasta niveles de descalabro alarmante. Sigue leyendo

La OEA entre fuego cruzado


Las imágenes del acto inaugural de la Asamblea General de la OEA recién celebrada en Bolivia entre los días 3 al 5 de este mes, sugerían la ardua tarea que los asistentes allí, como parte de las delegaciones de sus respectivos países, enfrentarían. A todas luces sería una Asamblea “condimentada” por los actos de las ONG –muchas estuvieron presentes con pancartas en el salón del acto inaugural- por los “mítines” políticos-folklóricos de un presidente anfitrión que promueve su reelección desde ya para el 2014 y por otras cuestiones que solo quizás eran visibles para quienes estuvieron al tanto de las noticias sobre este tema en los días previos a la celebración de la misma.

Pero quien se llevaría los mayores embates sería justamente el organismo que sirve de base para estos “glamorosos” encuentros, la OEA. Sigue leyendo

Siria, en el tablero del poder


Cuando veo opiniones disidentes en relación a un posible ataque israelí a Irán, en sus “sobradas” razones para embestir quizás en forma “preventiva “en los lugares en donde se enriquece uranio  iraní, y por otro lado escucho los que comentan acerca del potencial bélico que podría tener Irán para repeler un ataque; en el inconveniente de las distancias que tendrían que recorrer los aviones de combate israelíes sin reabastecerse si quisieran llevar la cantidad de explosivos suficientes para destruir los búnkeres bajo tierra, entre otras muchísimas conceptualizaciones que pudieran ser valederas, pienso que el mundo está entretenido en un juego de poder basado, esta vez, en la propagación interesada de una “idea cosmogónica” de miedo a lo nuclear que tiene por objetivo distraernos de las verdaderas razones que existen detrás de este telón de humo, en el que Siria representa la pieza clave con la que, necesariamente, darán el jaque mate a Irán y se iniciará una recomposición del “tablero mundial” no sin antes bañar el proceso con la sangre de inocentes. Sigue leyendo

Cuba y la Cumbre de las Américas


Ver al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, bajar de un avión en suelo cubano y saber que esa visita “relámpago” ha sido motivada por los aprestos organizativos de la Sexta Cumbre de las Américas que se celebrará en su país los días 14 y 15 de este mes, pero que sobre todo le lleva allí la idea de “dejar contentos a todos” y librarse de cualquier posible sobresalto, es gratificante para los que creemos que hoy por hoy la diplomacia continúa siendo el instrumento más efectivo para que los hombres, como los Estados, puedan entenderse. Sigue leyendo

Los años pasan, las luchas son las mismas


Decía Borges, refiriéndose al conflicto que desde 1833 mantienen Argentina y Reino Unido por la posesión de las Islas Malvinas, que esta disputa era como “dos calvos peleándose por un peine”. Justamente este próximo 2 de abril, el mundo recuerda y tristemente conmemora el 30 aniversario de la última conflagración militar ocurrida entre ambos países por este tema, acontecida en 1982 y en la cual murieron cerca de mil personas.

Muchos años han pasado y aunque la posición internacional de ambas partes ha variado significativamente, la razón no les ha llevado a buscar Sigue leyendo

Las Malvinas, 179 años de disputas


 Examinando los noticieros de ayer jueves vi una imagen que me llamó poderosamente la atención. Cristina Fernández de Kirchner salía a la luz pública, por primera vez desde que se retirara provisionalmente del gobierno luego de que fuera diagnosticada con una especie de cáncer en las glándulas  tiroides, y lo hacía esgrimiendo dos poderosas armas de marketing como medio para recobrar vigencia mediática e insuflar contundencia a su retorno al ruedo institucional y político.

En primer lugar, en su cuello podía observarse una cicatriz transversal de un diámetro considerable por la que supuestamente le habían sido extirpados los nódulos tumorales que, contrario al diagnóstico original de cáncer , había arrojado un “falso positivo” lo que le habría permitido retomar las riendas del poder en un tiempo menor al que se había pronosticado. Sigue leyendo

Convención contra la Tortura y otros tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, del 10 de Diciembre de 1984


Al día de hoy, República Dominicana es parte de cinco de los siete principales instrumentos internacionales sobre Derechos Humanos, solo la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes y la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, por no haber sido ratificados aún por nuestro país, escapan a esta lista.

Los Derechos Humanos constituyen en sí mismos un elemento medular en la conformación de las bases que garantizan, en pos del desarrollo integral y estructural del individuo, el disfrute de un estado de pleno derecho, de equidad y de respeto a la dignidad humana en cualquier país del mundo, de manera que, en consonancia con esa visión, la República Dominicana firmó el 04 de febrero de 1985 la Convención contra la Tortura y en una visible muestra de voluntad política y de consistencia en la intención de hacer de nuestro ordenamiento jurídico un modelo de legalidad y de respeto por los derechos fundamentales en la región, el Superior Gobierno y el Ministerio de Relaciones Exteriores han llevado a la aprobación congresual dicha convención, abocándose en los próximos días a depositar por ante el Secretario General de Naciones Unidas el Instrumento de Ratificación que convertiría a nuestro país en el numero ciento cincuenta en ratificar la misma.

Han transcurrido, por tanto, casi veintiséis años desde la firma por parte de nuestro país, de esta Convención. Con la aprobación congresual y con la consabida puesta en vigor de la misma dentro de un corto tiempo, se demuestra una vez más el cumplimiento del compromiso que como institución tiene y lleva a cabo el Ministerio de Relaciones Exteriores con el desarrollo en el país de una cultura de protección a los derechos fundamentales del ciudadano y además con la visión programática de una política exterior dirigida por el gobierno y destinada a hacer de nuestra patria un referente obligatorio de respeto a la dignidad primigenia del individuo.

Convenio sobre la Marcación de Explosivos Plásticos para los fines de Detección del 1ro de marzo de 1991.


 

La privatización de áreas de administración que han pertenecido tradicionalmente al sector público, las alianzas entre líneas aéreas, la contratación externa y el arrendamiento de de aeronaves, entre otras cosas, forman parte de la liberalización económica que se ha producido en el ámbito de la aeronáutica y que tiene connotada e inmediata repercusión en la seguridad y la protección de vidas ligadas al uso de la aviación.

 A partir de la resolución 635 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del 14 de junio de 1989 y la 44/29 del 04 de diciembre del mismo año, adoptada por la Asamblea General, en las que se pide a la organización de Aviación Civil Internacional que incremente su labor para establecer un régimen internacional de marcas de explosivos plásticos o en lámina que permitan detectar su presencia, como estrategia importante para preservar la seguridad en la aviación internacional, se produce en el 1991 la adopción de este importante Convenio.

Con la adopción de este Convenio y con el compromiso de los Estados en lo que tienen que ver con la marcación, se busca evitar cualquier atentado contra al actividad aeronáutica que fuese a llevarse a cabo con explosivos plásticos que no eran detectables por los sistemas de seguridad utilizados en los aeropuertos internacionales y por lo operadores aéreos, al tiempo que compromete a las Partes en el mismo, a adoptar las medidas necesarias para prohibir e impedir la fabricación en su territorio de explosivos sin marcar; impedir su entrada y salida y ejercer un control estricto, eficaz e infalible sobre la tenencia y transferencia de éstos en su territorio.

La República Dominicana, tradicional y consuetudinariamente ha sido compromisaria de instrumentos que prevengan la ocurrencia de actos terroristas en cualquier área y al mismo tiempo ha predicado en la comunidad internacional su política de preservación y de adherencia consciente al clima de paz necesario para el desarrollo de los pueblos; y, en ese sentido, hace efectiva su decisión de pertenecer al Partenariado de este Convenio con la promulgación del mismo y con el envío a nuestra Mision ante la OACI, el pasado 13 de septiembre del año en curso, del Instrumento de Adhesión correspondiente para ser depositado ante la Secretaría General de esa Organización.

Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados


La Convención sobre Derecho de los Tratados data de 1969, año en que la Conferencia de Viena, del 23 de mayo, adoptó el proyecto que había sido preparado por la Comisión de Derecho Internacional de la Asamblea General de las Naciones sobre la materia. La convención entró en vigencia a partir del 27 de enero de 1980, al reunirse los requisitos que para tal efecto se exigen en el artículo 84 de la propia convención, convirtiéndose así en el código estatutario por el que los Estados, Organismos Internacionales y demás sujetos de derecho internacional rigen y establecen acuerdos entre ellos, bajo términos y estipulaciones claras, precisas y vinculantes.

La República Dominicana, que en sus relaciones interestatales y/o con los demás sujetos de derecho internacional siempre ha sido respetuosa de los cánones impuestos por el principio de la buena fe y el Derecho Consuetudinario, al ratificar la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969, expresa una vez más su determinación de enrumbar sus acciones en el ámbito externo por los senderos de la institucionalidad, legitimidad y respaldo pleno al desempeño irrestricto de un Derecho Internacional transparente y justo, que reglamente de manera eficaz todo el entramado de relaciones políticas, económicas y sociales que unen cada vez más a los Estados de la Comunidad Internacional.

 El Poder Ejecutivo ha promulgado la ratificación por parte de la República Dominicana de la Convención que hoy nos ocupa, toda vez que el Congreso Nacional no ha presentado objeción a la misma y ha procedido a aprobarla, de manera que, el Ministerio de Relaciones Exteriores, manteniendo inalterable su compromiso de llevar a cabo una política exterior cabalmente delineada por el Superior Gobierno y cónsona con las directrices dictadas por el interés nacional, diligencia con premura el depósito del instrumento de ratificación de la misma, garantizando de esta forma que la Convención entrará en vigencia para nuestro país en el menor tiempo posible.

Convenio de la Haya del 19 de Octubre Relativo a la Competencia, la Ley Aplicable, el Reconocimiento, la Ejecución, y la Cooperación en Materia de Responsabilidad Parental y de Medidas de Protección de los Niños.


Según el  Convenio, la expresión “responsabilidad parental” comprende la autoridad parental o cualquier otra relación de autoridad análoga que determine los derechos, poderes y obligaciones de los padres, tutores o de otro representante legal respecto a la persona o los bienes del niño”.

Basados en la premisa de la institucionalización a nivel estatal de un instrumento que ofrezca las garantías necesarias para el reconocimiento y ejecución de las medidas pertinentes en la  protección de los derechos del infante y en la práctica de disposiciones que aseguren y que ofrezcan las herramientas necesarias para el cumplimiento de la responsabilidad parental, sin que en el ejercicio de la misma se incurra en conflictos de leyes con los sistemas jurídicos internacionales, la Republica Dominicana suscribió en 1996 el Convenio al que se refieren estas letras, y en los primeros días de noviembre del 2009, luego de su aprobación por parte del Congreso Nacional, la Cancillería ha enviado el Instrumento de Ratificación a nuestra Misión en los Países Bajos para su pertinente depósito y puesta en vigencia, siempre en concordancia con las disposiciones especificadas en el propio Convenio.

Ofrecer las herramientas precisas para el desarrollo de una responsabilidad parental que garantice el crecimiento del niño en un clima que reconozca y avale sus derechos y que, al mismo tiempo, le ofrezca las medidas de protección necesarias para su sano desenvolvimiento como ente social, es el objetivo subliminal y constante de este convenio, al tiempo que institucionaliza, en medio de las relaciones interestatales, las medidas necesarias para evitar los conflictos jurídicos, patentizando la imperiosidad de la ley dictada en cualquiera de los Estados Contratantes siempre que no vaya en contraposición a lo estipulado en el convenio.

Es, como puede observarse, un paso más de avance para la República Dominicana en la concretización de un ideal nacional que propugna abiertamente por una adecuación jurídica que tenga como activo fundamental la promoción social del individuo y el establecimiento de garantías constitucionales que le salvaguarden desde la niñez, como forma de crear una sociedad en donde la defensa y preservación de la dignidad del ser humano florezca a la sombra de la protección esmerada y fraterna del Estado.