Norcorea, la rémora del este asiático


Estuve buscando en mi mente un adjetivo que retratara de cuerpo entero la actitud mezquina, interesada, antojadiza, burda, provocativa, entre otras cosas, con la que se maneja en la comunidad internacional y en sus relaciones con sus más cercanos vecinos el régimen de Corea del Norte y más que un adjetivo me decidí por el sustantivo femenino “rémora” que puede tener el significado de “pez marino tropical que se adhiere a otros de mayor tamaño para comer los restos de lo que aquel pesca para sí”; o bien, puede tener la acepción de “cosa que detiene, impide o dificulta un proceso, un proyecto o una acción”; valores lingüísticos que indistintamente muestran lo que realmente representa Norcorea en medio del progreso, tranquilidad y ambiente de buena vecindad y cooperación en que viven los más de 1,500 millones de personas en el Este Asiático o Asia Oriental.

A finales del pasado año y, a propósito de la muerte del entonces líder norcoreano Kim Jong Il y del ascenso al poder de su hijo y sucesor Kim Jong Un, me arriesgaba a  pronosticar en esta misma columna, cito: “luego de que este veinteañero resuelva su nido de poder interno deberá… enviar una señal al exterior de que aún siguen vivos y de que mantienen la intención de vivir a costa del miedo y del terror… Y para ello… habrán de cometer la imprudencia de atacar, o por lo menos provocar un conflicto con Corea del Sur o con Japón…” termina la cita.
Sigue leyendo

Entre la Odisea del Amanecer y el Harmattan


 

Para los que estén pensando que este nombre tiene algo que ver con la novela épica de Homero sobre el viaje de Ulises, están equivocados y para aquellos que, yéndose por el patrón de sonido puedan asociar el segundo término (Harmattan) a algún evento de la India o algo parecido, lamentablemente, también lo están.

¨Odisea del Amanecer¨ es el nombre con el que los Estados Unidos han apellidado su mision de ¨protección a civiles en Libia¨ y ¨Harmattan¨ es como ha llamado Francia a su operación en este país, palabra con la que se designa igualmente a un viento seco y polvoriento de África Occidental.

Si observamos el significado temático de ¨Odisea¨ tendríamos que hablar de: un viaje largo, en el que abundan los sucesos adversos y favorables al viajero, pero en este caso en especifico sería por los caminos ¨del amanecer¨. Y entonces cabría preguntarse ¿un amanecer para quien o para quienes? ¿para los libios? ¿Para Gadafi? o ¿para los intereses americanos y europeos en aquel país dueño de opulentas fortunas y de bondadosas canteras petrolíferas? o quizás ¿un nuevo amanecer en el que se despiertan nuevos odios y nuevas cuentas que arreglar en un futuro entre oriente y occidente o más bien entre religiones?

 Los Estados Unidos, en su afán de resguardar la posición auto asumida de ¨policías del mundo¨ se arriesgan a enfrentar sucesos adversos y favorables en la vía hacia un amanecer incierto, en un país en donde no existe mas instituciones que el espíritu de un pueblo adepto a las directrices trazadas por Gadafi desde 1969 y aquellas formadas coyunturalmente por los nuevos rebeldes que, impulsados por el aluvión revolucionario surgido desde las protestas recientes en Túnez y en Egipto, tratan por todos los medios de hacer saltar de la poltrona de gobierno al emblemático Muamar el Gadafi.

Francia, por su parte, ha decidido a fuerza de misiles y de bombazos, levantar una ¨tormenta polvorienta en Libia ¨ capaz de destruir desde sus cimientos el régimen ¨gadafiano¨ para sustituirlo por… Aquí surgen las preguntas ¿una vez llevada a cabo la odisea norteamericana y levantada la ventisca destructora de Francia dejando destruida la institución principal de gobierno en Libia: la familia Gadafi, quien va a dirigir allí? ¿El amanecer del que habla los Estados Unidos será beneficioso para los libios que han de ver en manos extranjeras su principal riqueza y patrimonio milenario: el petróleo? ¿Este nuevo amanecer vale la vida de civiles que han de perderse en medio del polvo lúgubre que en estos momentos esparce muerte y desolación en las calles de Libia? ¿No se estará buscando lograr el manejo absoluto de intereses económicos y geoestratégicos con el pretexto de regalar a los libios un nuevo amanecer que indefectiblemente se ve turbio por el efecto del Harmattan?

Subsisten preguntas sin contestar que traerán respuestas inimaginables…