Las Malvinas, 179 años de disputas


 Examinando los noticieros de ayer jueves vi una imagen que me llamó poderosamente la atención. Cristina Fernández de Kirchner salía a la luz pública, por primera vez desde que se retirara provisionalmente del gobierno luego de que fuera diagnosticada con una especie de cáncer en las glándulas  tiroides, y lo hacía esgrimiendo dos poderosas armas de marketing como medio para recobrar vigencia mediática e insuflar contundencia a su retorno al ruedo institucional y político.

En primer lugar, en su cuello podía observarse una cicatriz transversal de un diámetro considerable por la que supuestamente le habían sido extirpados los nódulos tumorales que, contrario al diagnóstico original de cáncer , había arrojado un “falso positivo” lo que le habría permitido retomar las riendas del poder en un tiempo menor al que se había pronosticado. Sigue leyendo