Puerto Rico quiere convertirse en el Estado número 51 de la Unión


El territorio nacional de los Estados Unidos está compuesto por 50 estados, el distrito de Columbia y un Atolón deshabitado, que ahora no recuerdo su nombre.El día 06 de noviembre (sí, el mismo día de las elecciones estadounidenses) los puertorriqueños fueron a las urnas para dos cosas fundamentalmente: primero, elegir a un nuevo gobierno territorial, certamen del que salió electo el hasta ahora senador Alejandro García Padilla, del Partido Popular Democrático, y , segundo, plebiscitar  a favor o en contra de su estatus político en relación a los Estados Unidos, eligiendo entre las tres formas de descolonización reconocidas por el derecho internacional: la anexión, la independencia y la libre asociación, resultando por primera vez favorecida la anexión, siendo esta la cuarta ocasión que este tipo de ejercicio se lleva a cabo desde 1967. Sigue leyendo

Conflicto fronterizo con olor a petróleo


Hacer un análisis histórico con el objetivo de forjarnos una idea de a quién pertenecen por fin las islas que mantienen enfrentados a Japón y a China es, simplemente, un ejercicio pueril.

Y no lo es porque carezca de importancia, sino porque esta discusión sobre la base de elementos históricos ha durado siglos, pues el tema de la propiedad de estas islas – cinco islotes y tres peñones específicamente- llamadas Senkaku en Japón y Diaoyou en China, no viene (como algunos piensan) desde el Tratado de Shimonoseki en 1895, mediante el cual China le entrego Taiwán y todas sus islas adyacentes, Liaodong y otras posesiones a Japón, sino que desde que se inicia la graficacion de los mares adyacentes al Este y Sudeste asiático, estas disputas están plasmadas en los mapas dependiendo del país al que perteneciera el geógrafo dibujante. Sigue leyendo

Norcorea, la rémora del este asiático


Estuve buscando en mi mente un adjetivo que retratara de cuerpo entero la actitud mezquina, interesada, antojadiza, burda, provocativa, entre otras cosas, con la que se maneja en la comunidad internacional y en sus relaciones con sus más cercanos vecinos el régimen de Corea del Norte y más que un adjetivo me decidí por el sustantivo femenino “rémora” que puede tener el significado de “pez marino tropical que se adhiere a otros de mayor tamaño para comer los restos de lo que aquel pesca para sí”; o bien, puede tener la acepción de “cosa que detiene, impide o dificulta un proceso, un proyecto o una acción”; valores lingüísticos que indistintamente muestran lo que realmente representa Norcorea en medio del progreso, tranquilidad y ambiente de buena vecindad y cooperación en que viven los más de 1,500 millones de personas en el Este Asiático o Asia Oriental.

A finales del pasado año y, a propósito de la muerte del entonces líder norcoreano Kim Jong Il y del ascenso al poder de su hijo y sucesor Kim Jong Un, me arriesgaba a  pronosticar en esta misma columna, cito: “luego de que este veinteañero resuelva su nido de poder interno deberá… enviar una señal al exterior de que aún siguen vivos y de que mantienen la intención de vivir a costa del miedo y del terror… Y para ello… habrán de cometer la imprudencia de atacar, o por lo menos provocar un conflicto con Corea del Sur o con Japón…” termina la cita.
Sigue leyendo