Principios de Bandung a propósito de la Cumbre de Los No Alineados


En abril de 1955, faltando solo meses para que se cumplieran diez años desde que se firmara la Carta de Naciones Unidas, documento consensual que sirve de tratado constitutivo de esa organización, se reunieron en Indonesia líderes de 29 países, la mayoría de ellos recién surgidos de procesos de descolonización e independencia, y firmaron  “la Declaración de Bandung” nombre atribuido en honor a la ciudad que sirvió de sede para dicho encuentro.

Sigue leyendo

Convenio sobre Cibercriminalidad


Desde el año 2007 nuestro país cuenta con una ley (la 53-07) contra lo que esa misma pieza jurídica denomina como “Delito Tecnológico”, y a partir de la adopción de la misma se creó el Departamento de Investigación de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología (DICAT), el cual ha estado trabajando arduamente en la detección de las fuentes desde donde han sido cometidas incursiones ilegales en sistemas electrónicos y tecnológicos tanto a nivel privado como público y en el correspondiente sometimiento a la  justicia de los responsables.

Sigue leyendo

Disolución de las Antillas Holandesas a partir del 10 de octubre del 2010


Las Antillas Holandesas, compuesta por Aruba, Curazao, San Martin y por las islas de Bonaire, San Eustaquio y Saba, había sido parte del Reino de los Países Bajos desde 1954, hasta que el 1ro de enero de 1986 Aruba logra convertirse en un país autónomo; de modo que, las Antillas Holandesas quedaría conformada por las cinco entidades restantes. A partir del pasado 10 de octubre del 2010, sin embargo, Curazao y San Martin, sobre la base de obligarse, entre otras cosas, a luchar contra la corrupción y el crimen y por una disolución de la soberanía del país europeo sobre los mismos, se convierten en los Estados autónomos más jóvenes de la comunidad internacional. Las islas de Bonaire, San Eustaquio y Saba pasan a convertirse en municipalidades especiales autónomas o de ultramar de Holanda. De esta manera, ya no existirá en lo adelante el denominativo de “Antillas Holandesas o Neerlandesas” sino que más bien deben ser tratadas las entidades por separado como Estados.

En lo que a las relaciones consulares y a los asuntos migratorios de la República Dominicana con estos dos nuevos Estados se refiere, la Embajada de los Países Bajos acreditada aquí, tendrá dentro de sus instalaciones, una representación de cada país por separado que ha de encargarse de los asuntos migratorios y consulares inherentes a sus respectivos países; esto en el entendido de que el rey holandés continuará siendo el jefe de Estado, supervisando las relaciones exteriores y la defensa de sus ex colonias, y los habitantes de las islas seguirán siendo ciudadanos holandeses, con pasaporte de ese país.

En cuanto a la acreditación de cónsules en esos nuevos países, la República Dominicana cuenta con cónsules rentados en Curazao y San Martín1, de modo que no habría mayores contratiempos que los derivados del cotidiano menester consular. En lo que se refiere a las islas de Bonaire, San Eustaquio y Saba, las relaciones consulares continuarán siendo gestionadas por el cónsul nuestro ante el Reino de los Países Bajos, ya que estos islotes continúan siendo una especie de municipios autónomos del reino.

De manera que, con las dos dependencias independientes pertenecientes a Curazao y San Martín situadas en la Embajada del Reino de los Países Bajos en nuestro país y con los consulados nuestros en esos dos nuevos países, las relaciones consulares y la regulación del flujo migratorio no supondría variables significativas más que los elementos de forma a la hora de hacer una nueva acreditación allí, o sea, ya no se haría mención de las Antillas Holandesas, sino que debe hacerse referencia explícita al Estado de Curazao y al Estado de San Martín.