América Latina “Ghana”


fragata

Por Robert Takata

Les confieso que ahora, sentado frente al computador (son las 11:56 a.m. del jueves 10) y dispuesto a escribir para la entrega de mañana, no logro decidir sobre qué tema opinar pues quisiera hablar sobre la “fiesta popular” que –aun en un escenario precario en la salud de Chávez- vive hoy Venezuela, Sigue leyendo

Conflicto fronterizo con olor a petróleo


Hacer un análisis histórico con el objetivo de forjarnos una idea de a quién pertenecen por fin las islas que mantienen enfrentados a Japón y a China es, simplemente, un ejercicio pueril.

Y no lo es porque carezca de importancia, sino porque esta discusión sobre la base de elementos históricos ha durado siglos, pues el tema de la propiedad de estas islas – cinco islotes y tres peñones específicamente- llamadas Senkaku en Japón y Diaoyou en China, no viene (como algunos piensan) desde el Tratado de Shimonoseki en 1895, mediante el cual China le entrego Taiwán y todas sus islas adyacentes, Liaodong y otras posesiones a Japón, sino que desde que se inicia la graficacion de los mares adyacentes al Este y Sudeste asiático, estas disputas están plasmadas en los mapas dependiendo del país al que perteneciera el geógrafo dibujante. Sigue leyendo

Siria, en el tablero del poder


Cuando veo opiniones disidentes en relación a un posible ataque israelí a Irán, en sus “sobradas” razones para embestir quizás en forma “preventiva “en los lugares en donde se enriquece uranio  iraní, y por otro lado escucho los que comentan acerca del potencial bélico que podría tener Irán para repeler un ataque; en el inconveniente de las distancias que tendrían que recorrer los aviones de combate israelíes sin reabastecerse si quisieran llevar la cantidad de explosivos suficientes para destruir los búnkeres bajo tierra, entre otras muchísimas conceptualizaciones que pudieran ser valederas, pienso que el mundo está entretenido en un juego de poder basado, esta vez, en la propagación interesada de una “idea cosmogónica” de miedo a lo nuclear que tiene por objetivo distraernos de las verdaderas razones que existen detrás de este telón de humo, en el que Siria representa la pieza clave con la que, necesariamente, darán el jaque mate a Irán y se iniciará una recomposición del “tablero mundial” no sin antes bañar el proceso con la sangre de inocentes. Sigue leyendo

Los años pasan, las luchas son las mismas


Decía Borges, refiriéndose al conflicto que desde 1833 mantienen Argentina y Reino Unido por la posesión de las Islas Malvinas, que esta disputa era como “dos calvos peleándose por un peine”. Justamente este próximo 2 de abril, el mundo recuerda y tristemente conmemora el 30 aniversario de la última conflagración militar ocurrida entre ambos países por este tema, acontecida en 1982 y en la cual murieron cerca de mil personas.

Muchos años han pasado y aunque la posición internacional de ambas partes ha variado significativamente, la razón no les ha llevado a buscar Sigue leyendo

Protocolos para la Represión de los Actos Ilícitos contra la Seguridad de las Plataformas Fijas emplazadas en la Plataforma Continental.


Entendiendo que los protocolos internacionales son los acuerdos de voluntades entre dos o más estados que modifican cartas o tratados internacionales, se firma el Protocolo para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de las Plataformas Fijas emplazadas en la Plataforma Continental, el 10 de marzo de mil novecientos ochenta y ocho (10/03/1988).

 Esto se hace porque, aunque el objeto del Convenio para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de la Navegación Marítima es el de fomentar la cooperación internacional entre los estados con miras a elaborar y adoptar medidas eficaces y prácticas para la prevención de todos los actos ilícitos contra la seguridad de la navegación marítima y para el enjuiciamiento y castigo de los perpetradores, por medio del mismo, tan solo se estipulan y se condenan actos ilícitos perpetrados sobre “buques” ( utilizo aquí la misma palabra utilizada en el Convenio)  y todo lo relacionado a la seguridad de las personas y bienes afectados por la explotación regular de los servicios marítimos.

 De modo que, el mismo día en que se firma el Convenio (10 de Marzo 1988) se firma también el Protocolo para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de las Plataformas Fijas[1] Emplazadas en la Plataforma Continental del 10 de Marzo de 1988, como una forma de expandir los efectos del mismo sobre los delitos cometidos a bordo de plataformas fijas o en contra de estas.

 El día catorce del mes de octubre del año dos mil cinco, se firma en Londres un nuevo Protocolo, que modifica el de 1988, con la intención de tecnificar, modernizar y hacer mas operativo y abarcante, todo lo relacionado a la tipificación y consecuente castigo a los crímenes perpetrados hacia y desde las Plataformas Fijas emplazadas en la Plataforma Continental, al mismo tiempo que amplía la lista de ofensas constituidas como ilegales bajo el tratado.

 La nueva estructuración de este protocolo, conlleva la revisión de los artículos del 1 al 4 del protocolo del 1988, se agregan al mismo los artículos 2bis y 2ter, incluidos en el Art. 4, los cuales constituyen una revisión pormenorizada del  párrafo 2 del Protocolo del 1988, al que en efecto, sustituyen, consagrando y conservando en sus líneas, un extracto del mismo, aunque con ribetes más abarcantes.

 De manera que la ratificación de estos dos Protocolos, por mandato íntegro del último (Art. 6. Párrafos 1 y 2, Protocolo 2005), refunde los mismos en uno solo; constituido por la forma revisada de los artículos 1 al 4 del Protocolo de 1988 y del 8 al 13 del protocolo del 2005.

Estos dos Protocolos, por último, forman parte de los denominados “Convenios y Protocolos Universales Contra el Terrorismo”, los cuales han sido desarrollados bajo el auspicio de las Naciones Unidas y sus agencias especializadas y que sirven como el régimen global contra el terrorismo y como un marco importante para la cooperación internacional en la lucha contra este flagelo.

                                                                                                                                    RT


[1] Plataforma Fija: Isla artificial, instalación o estructura sujeta de manera permanente al fondo marino con fines de exploración o explotación de los recursos u otros fines de índole económica. Art. 1, Párrafo 3. Protocolo 1988.

PROTOCOLOS PARA LA REPRESION DE LOS ACTOS ILICITOS CONTRA LA SEGURIDAD DE LAS PLATAFORMAS FIJAS EMPLAZADAS EN LA PLATAFORMA CONTINENTAL, ROMA 1988 Y LONDRES 2005.


Plataforma Fija

Entendiendo que los protocolos internacionales son los acuerdos de voluntades entre dos o más estados que modifican cartas o tratados internacionales, se firma el Protocolo para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de las Plataformas Fijas emplazadas en la Plataforma Continental, el 10 de marzo de mil novecientos ochenta y ocho (10/03/1988).

Esto se hace porque, aunque el objeto del Convenio para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de la Navegación Marítima es el de fomentar la cooperación internacional entre los estados con miras a elaborar y adoptar medidas eficaces y prácticas para la prevención de todos los actos ilícitos contra la seguridad de la navegación marítima y para el enjuiciamiento y castigo de los perpetradores, por medio del mismo tan solo se estipulan y se condenan actos ilícitos perpetrados sobre “buques” ( utilizo aquí la misma palabra utilizada en el Convenio)  y todo lo relacionado a la seguridad de las personas y bienes relacionadas a la explotación regular de los servicios marítimos.

De modo que, el mismo día en que se firma el Convenio (10 de Marzo 1988) se firma también el Protocolo para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de las Plataformas Fijas (Isla artificial, instalación o estructura sujeta de manera permanente al fondo marino con fines de exploración o explotación de los recursos u otros fines de índole económica. Art. 1, Párrafo 3. Protocolo 1988)     Emplazadas en la Plataforma Continental del 10 de Marzo de 1988, como una forma de expandir los efectos del mismo sobre los delitos cometidos a bordo de plataformas fijas o en contra de estas.

El día catorce del mes de octubre del año dos mil cinco, se firma en Londres un nuevo Protocolo, que modifica el de 1988, con la intención de tecnificar, modernizar y hacer más operativo y aglutinante  todo lo relacionado a la tipificación y consecuente castigo a los crímenes perpetrados hacia y desde las Plataformas Fijas emplazadas en la Plataforma Continental, al mismo tiempo que amplía la lista de ofensas tipificadas como ilegales bajo el tratado.

La nueva estructuración de este Protocolo, conlleva la revisión de los artículos del 1 al 4 del protocolo del 1988, se agregan al mismo los artículos 2bis y 2ter, incluidos en el Art. 4, los cuales constituyen una revisión pormenorizada del  párrafo 2 del Protocolo del 1988, al que en efecto, sustituyen, consagrando y conservando en sus líneas, un extracto del mismo, aunque con ribetes más amplios y abarcantes.

De manera que la ratificación de estos dos Protocolos, por mandato íntegro del último (Art. 6. Párrafos 1 y 2, Protocolo 2005), refunde los mismos en uno solo; constituido por la forma revisada de los artículos 1 al 4 del Protocolo de 1988 y del 8 al 13 del protocolo del 2005.

Estos dos Protocolos, por último, forman parte de los denominados “Convenios y Protocolos Universales Contra el Terrorismo”, los cuales han sido desarrollados bajo el auspicio de las Naciones Unidas y sus agencias especializadas y que sirven como el régimen global contra el terrorismo y como un marco importante para la cooperación internacional en la lucha contra este flagelo. La República Dominicana  finalizó su proceso de adherencia al Protocolo de Roma de 1988 con el formal depósito del instrumento de adhesión al mismo el pasado mes de agosto y realiza los aprestos necesarios para finiquitar los trámites pertinentes a la adhesión al Protocolo de Londres del 2005; trámites que se encuentran ya en un nivel muy avanzado; por lo que en poco tiempo el país se habrá adherido a otro importante Protocolo Internacional, al tiempo que continúa optimizando su imagen en la Comunidad Internacional.

CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL DERECHO DE MAR (CONVEMAR)


CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL DERECHO DE MAR (CONVEMAR)

 

Sin duda alguna, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho de Mar (catalogada acertadamente como la Constitución de los Océanos)  es uno de los Tratados multilaterales más importantes desde la firma de la Carta de las Naciones Unidas.

Esta apreciación no se hace a priori, sino que es el resultado de la observación del desenlace de los hechos que culminan con la creación de este código universal de Derecho Internacional en lo relativo a la reglamentación de los asuntos, actividades y leyes que han de regir en los mares y océanos que circundan la masa terrestre de nuestro planeta.

Desde la teoría de Hugo Groccio (Mare Liberum) en la que se esgrimía la idea de no posesión objetiva de los mares por parte de los Estados, debido a que los mismos carecían del carácter  de ocupación efectiva, como en efecto ocurre con la tierra, y que por lo tanto, éstos debían continuar siendo libres para todos, pasando por la idea de la posibilidad de que un país pudiese controlar sus costas hasta una distancia relativa al disparo de un cañón, hasta la declaración Truman de 1945 en relación a la disposición de los Estados Unidos de regentear como su entera y legal posesión todos los recursos naturales del suelo y subsuelo por debajo de la plataforma continental adyacentes a las costas de su país y  con el primer establecimiento explícito de 200 millas náuticas como referente legal de dominio de mares frente a las costas de Chile (Declaración González Videla de 1947), la humanidad ha transitado un largo trayecto histórico hasta la firma el diez de diciembre de mil novecientos ochenta y dos (10/12/1982) en Montego Bay, Jamaica, de la importante  Convención que hoy es objeto de este comentario.

La Republica Dominicana se ha tomado veintiséis años desde la firma de este Instrumento Internacional para promulgarlo, como en efecto lo hizo el veintiocho de noviembre del pasado año, (28/11/2008) y, sin lugar a dudas, el Superior Gobierno, como parte de la cruzada iniciada junto a la Secretaría de Estado de Relaciones Exteriores, de enrumbar a nuestro país por senderos acordes al supremo Derecho Internacional, ha considerado que este es el mejor momento para ratificar la misma y en concordancia a esta determinación da los pasos correctos y necesarios para  que este proceso termine con éxito en un tiempo relativamente corto, encontrándose ya en los trámites finales para el depósito definitivo de nuestro instrumento de ratificación ante el Secretario General de las Naciones Unidas.