Vi a Chávez conciliar


Uribe-ChávezTranscurría la tarde del 07 de marzo del 2008 y, aun dentro del moderno auditorio del Ministerio de Relaciones Exteriores, se sentía un ambiente de desagradable calor. Había pasado cerca de ocho horas desde que, en la mañana de ese día, el entonces presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, abriera la ronda de discursos de los Jefes de Estado y de Gobierno que asistían a la XX Cumbre de Jefes de Estado del Grupo de Río que se celebraba en Santo Domingo.

Sigue leyendo

Anuncios

América Latina “Ghana”


fragata

Por Robert Takata

Les confieso que ahora, sentado frente al computador (son las 11:56 a.m. del jueves 10) y dispuesto a escribir para la entrega de mañana, no logro decidir sobre qué tema opinar pues quisiera hablar sobre la “fiesta popular” que –aun en un escenario precario en la salud de Chávez- vive hoy Venezuela, Sigue leyendo

Mercosur, motor de integración económica en América del Sur


mercoCuando un bloque de integración subregional abraza más del 70% de la población total de su región, representa, sin lugar a dudas, un actor de principalía indiscutible en las relaciones internacionales, no solo de su zona de influencia directa a nivel regional, sino también como ente de equilibrio en las negociaciones sobre temas pasibles de afectar sus intereses en tanto bloque, o a los países miembros del mismo, en términos individuales y que, por medio de este tipo de integración, adquieren una proyección que traspasa sus fronteras físicas. Sigue leyendo

El Mes de las Cumbres


En junio, que aún no termina, tres países del continente americano han servido de sede para la realización de sendas cumbres internacionales de alto nivel en las que se discutirían, básicamente, aspectos sobre seguridad alimentaria, crecimiento y estabilidad económica global y por último, desarrollo y evaluación de estrategias de preservación del medio ambiente, respectivamente.

Que se reúnan “nuestros líderes” por un lado tranquiliza –aunque salga caro- y por otro, al ver las resoluciones que alumbran sus debates y exposiciones y los niveles de desacuerdo imperantes en temas cruciales no sólo para sus respectivos países, sino para la comunidad internacional en conjunto y, aún más, para el futuro del planeta, necesariamente produce en nuestro interior, cierto grado de suspicacia y a veces hasta de desesperanza. Sigue leyendo