Rio + 20, El Futuro que Queremos


Existe un contraste paradigmático (por lo idealista) y al mismo tiempo quizás hasta impreciso en la concepción de que, en un mundo dirigido por el modelo económico capitalista, puedan reducirse los niveles de pobreza y consecuentemente se reduzcan los altos estándares existentes de energía contaminante, mientras para ello se hace un uso más sostenible y adecuado de los recursos naturales.

Y es que la base primigenia en las relaciones capitalistas están hoy por hoy basadas en el uso  indiscriminado e irresponsable de los recursos naturales sin importar que para ello se creen niveles exorbitantes de energía sucia o que el entorno, que nuestra generación le debemos a nuestros nietos y bisnietos, sea progresivamente depredado y llevado hasta niveles de descalabro alarmante. Sigue leyendo

Convenio para el Establecimiento de la Zona de Turismo Sustentable del Caribe


De continuar el proceso con el nivel de diligencia que se ha hecho hasta ahora, la República Dominicana se convertiría próximamente en el país número once en depositar el instrumento de ratificación de este importante convenio, por lo que solamente, de acuerdo al Artículo 9 del mismo, faltarían 4 Estados de los firmantes el 12 de diciembre del 2001 en la Isla de Margarita, Venezuela, para que este el mismo entrase en vigor y se cree oficialmente la Zona de Turismo Sustentable del Caribe (ZTSC).

Sigue leyendo

Siria, en el tablero del poder


Cuando veo opiniones disidentes en relación a un posible ataque israelí a Irán, en sus “sobradas” razones para embestir quizás en forma “preventiva “en los lugares en donde se enriquece uranio  iraní, y por otro lado escucho los que comentan acerca del potencial bélico que podría tener Irán para repeler un ataque; en el inconveniente de las distancias que tendrían que recorrer los aviones de combate israelíes sin reabastecerse si quisieran llevar la cantidad de explosivos suficientes para destruir los búnkeres bajo tierra, entre otras muchísimas conceptualizaciones que pudieran ser valederas, pienso que el mundo está entretenido en un juego de poder basado, esta vez, en la propagación interesada de una “idea cosmogónica” de miedo a lo nuclear que tiene por objetivo distraernos de las verdaderas razones que existen detrás de este telón de humo, en el que Siria representa la pieza clave con la que, necesariamente, darán el jaque mate a Irán y se iniciará una recomposición del “tablero mundial” no sin antes bañar el proceso con la sangre de inocentes. Sigue leyendo

Atacar o no atacar, el dilema de Israel


Leí algo acerca de que en una zona despoblada de Irán se están cavando 320,000 tumbas en las que se pretende sepultar a igual número de enemigos en caso de una invasión de parte de Israel al país persa.Esta iniciativa podría verse como una campaña disuasoria, no obstante, nada de esto es fortuito. Según declaraciones de funcionarios israelíes, sus estrategas de guerra e inteligencia han aconsejado que es el mejor momento para atacar a Irán debido a muchos factores, y a cada momento, el tono de la discusión por el tema del programa nuclear iraní se torna mucho más peligroso. Sigue leyendo

Los años pasan, las luchas son las mismas


Decía Borges, refiriéndose al conflicto que desde 1833 mantienen Argentina y Reino Unido por la posesión de las Islas Malvinas, que esta disputa era como “dos calvos peleándose por un peine”. Justamente este próximo 2 de abril, el mundo recuerda y tristemente conmemora el 30 aniversario de la última conflagración militar ocurrida entre ambos países por este tema, acontecida en 1982 y en la cual murieron cerca de mil personas.

Muchos años han pasado y aunque la posición internacional de ambas partes ha variado significativamente, la razón no les ha llevado a buscar Sigue leyendo

Las Malvinas, 179 años de disputas


 Examinando los noticieros de ayer jueves vi una imagen que me llamó poderosamente la atención. Cristina Fernández de Kirchner salía a la luz pública, por primera vez desde que se retirara provisionalmente del gobierno luego de que fuera diagnosticada con una especie de cáncer en las glándulas  tiroides, y lo hacía esgrimiendo dos poderosas armas de marketing como medio para recobrar vigencia mediática e insuflar contundencia a su retorno al ruedo institucional y político.

En primer lugar, en su cuello podía observarse una cicatriz transversal de un diámetro considerable por la que supuestamente le habían sido extirpados los nódulos tumorales que, contrario al diagnóstico original de cáncer , había arrojado un “falso positivo” lo que le habría permitido retomar las riendas del poder en un tiempo menor al que se había pronosticado. Sigue leyendo

Convención contra la Tortura y otros tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, del 10 de Diciembre de 1984


Al día de hoy, República Dominicana es parte de cinco de los siete principales instrumentos internacionales sobre Derechos Humanos, solo la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes y la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, por no haber sido ratificados aún por nuestro país, escapan a esta lista.

Los Derechos Humanos constituyen en sí mismos un elemento medular en la conformación de las bases que garantizan, en pos del desarrollo integral y estructural del individuo, el disfrute de un estado de pleno derecho, de equidad y de respeto a la dignidad humana en cualquier país del mundo, de manera que, en consonancia con esa visión, la República Dominicana firmó el 04 de febrero de 1985 la Convención contra la Tortura y en una visible muestra de voluntad política y de consistencia en la intención de hacer de nuestro ordenamiento jurídico un modelo de legalidad y de respeto por los derechos fundamentales en la región, el Superior Gobierno y el Ministerio de Relaciones Exteriores han llevado a la aprobación congresual dicha convención, abocándose en los próximos días a depositar por ante el Secretario General de Naciones Unidas el Instrumento de Ratificación que convertiría a nuestro país en el numero ciento cincuenta en ratificar la misma.

Han transcurrido, por tanto, casi veintiséis años desde la firma por parte de nuestro país, de esta Convención. Con la aprobación congresual y con la consabida puesta en vigor de la misma dentro de un corto tiempo, se demuestra una vez más el cumplimiento del compromiso que como institución tiene y lleva a cabo el Ministerio de Relaciones Exteriores con el desarrollo en el país de una cultura de protección a los derechos fundamentales del ciudadano y además con la visión programática de una política exterior dirigida por el gobierno y destinada a hacer de nuestra patria un referente obligatorio de respeto a la dignidad primigenia del individuo.

La odisea de Palestina ante Naciones Unidas


Para leer el artículo completo pulse sobre el enlace: http://www.elcaribe.com.do/2011/09/23/la-odisea-de-palestina-ante-naciones-unidas


La Convención sobre la Pronta Notificación de Accidentes Nucleares junto con el Convenio sobre Asistencia en Caso de Accidente Nuclear o Emergencia Radiológica son los dos Convenios que crean el marco jurídico para la cooperación y coordinación internacionales en caso de emergencia nuclear o radiológica, ambos bajo los auspicios del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Con esta Convención, la primera de ambas que la República Dominicana ratifica, se busca garantizar un elevado nivel de seguridad en las actividades nucleares y se estipulan en ella medidas de gran amplitud, encaminadas todas a impedir accidentes nucleares y a reducir al mínimo las consecuencias de tales accidentes, si llegasen a  producirse.

Las consecuencias radiológicas transfronterizas son el elemento responsable de secuelas dañinas al medioambiente con las cuales deben los Estados lidiar; en tal sentido se hace necesaria la cooperación constante y vigilante por parte estos, así como la notificación rápida y pertinente con la que se logre llevar a la mínima expresión los efectos desastrosos en caso de que se produjese un accidente nuclear o algún otro desastre de igual índole.

La República Dominicana, en la ejecución de su política exterior, no solo busca el blindaje cualitativo del Estado con respecto a las incidencias externas de naturaleza perniciosa que pudiesen incidir negativamente en el bienestar y la salud de la nación, sino que, y en adición a esta primigenia intención, estrecha lazos y se une a otros Estados en la búsqueda de mecanismos de prevención y solución rápida ante fenómenos imprevistos que pudieran ocasionar catástrofes de dimensión desconocida para la región donde ocurriese y en el peor de los casos, para todo el planeta azul.

Protocolos para la Represión de los Actos Ilícitos contra la Seguridad de las Plataformas Fijas emplazadas en la Plataforma Continental.


Entendiendo que los protocolos internacionales son los acuerdos de voluntades entre dos o más estados que modifican cartas o tratados internacionales, se firma el Protocolo para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de las Plataformas Fijas emplazadas en la Plataforma Continental, el 10 de marzo de mil novecientos ochenta y ocho (10/03/1988).

 Esto se hace porque, aunque el objeto del Convenio para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de la Navegación Marítima es el de fomentar la cooperación internacional entre los estados con miras a elaborar y adoptar medidas eficaces y prácticas para la prevención de todos los actos ilícitos contra la seguridad de la navegación marítima y para el enjuiciamiento y castigo de los perpetradores, por medio del mismo, tan solo se estipulan y se condenan actos ilícitos perpetrados sobre “buques” ( utilizo aquí la misma palabra utilizada en el Convenio)  y todo lo relacionado a la seguridad de las personas y bienes afectados por la explotación regular de los servicios marítimos.

 De modo que, el mismo día en que se firma el Convenio (10 de Marzo 1988) se firma también el Protocolo para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de las Plataformas Fijas[1] Emplazadas en la Plataforma Continental del 10 de Marzo de 1988, como una forma de expandir los efectos del mismo sobre los delitos cometidos a bordo de plataformas fijas o en contra de estas.

 El día catorce del mes de octubre del año dos mil cinco, se firma en Londres un nuevo Protocolo, que modifica el de 1988, con la intención de tecnificar, modernizar y hacer mas operativo y abarcante, todo lo relacionado a la tipificación y consecuente castigo a los crímenes perpetrados hacia y desde las Plataformas Fijas emplazadas en la Plataforma Continental, al mismo tiempo que amplía la lista de ofensas constituidas como ilegales bajo el tratado.

 La nueva estructuración de este protocolo, conlleva la revisión de los artículos del 1 al 4 del protocolo del 1988, se agregan al mismo los artículos 2bis y 2ter, incluidos en el Art. 4, los cuales constituyen una revisión pormenorizada del  párrafo 2 del Protocolo del 1988, al que en efecto, sustituyen, consagrando y conservando en sus líneas, un extracto del mismo, aunque con ribetes más abarcantes.

 De manera que la ratificación de estos dos Protocolos, por mandato íntegro del último (Art. 6. Párrafos 1 y 2, Protocolo 2005), refunde los mismos en uno solo; constituido por la forma revisada de los artículos 1 al 4 del Protocolo de 1988 y del 8 al 13 del protocolo del 2005.

Estos dos Protocolos, por último, forman parte de los denominados “Convenios y Protocolos Universales Contra el Terrorismo”, los cuales han sido desarrollados bajo el auspicio de las Naciones Unidas y sus agencias especializadas y que sirven como el régimen global contra el terrorismo y como un marco importante para la cooperación internacional en la lucha contra este flagelo.

                                                                                                                                    RT


[1] Plataforma Fija: Isla artificial, instalación o estructura sujeta de manera permanente al fondo marino con fines de exploración o explotación de los recursos u otros fines de índole económica. Art. 1, Párrafo 3. Protocolo 1988.