América Latina. Dos caminos, un solo continente


latinoamericaLa desaparición física de Hugo Chávez se ha convertido en el pistoletazo para nuevas alianzas geoestratégicas en Latinoamérica. La debilidad que exhibe su sucesor al frente del gobierno da la sensación de que, no pudiendo controlar del todo la situación a lo interno de su país, sus bonos a nivel regional estarían cayendo a niveles tan ínfimos que le sería imposible continuar con los proyectos de integración y conjunción ideológica que en vida lideró y propulsó su mentor y comandante, bajo el paraguas nominativo de “Socialismo del Siglo XXI”.

Sigue leyendo

Anuncios

Rafael Correa, hacia la relegitimación de un nuevo mandato


RafaelCorreaDelgadoEcuador celebra elecciones este domingo 17 de febrero. En ellas se elegirá al presidente y vicepresidente, a cinco (5) representantes ante el Parlamento Andino y a ciento treinta y siete (137) representantes a la Asamblea Nacional. Los resultados son previsibles y el hilo democrático que ha regido los destinos políticos de ese país de manera estable, desde la asunción de Correa a la presidencia en el 2007, parece consolidarse cada vez más.

Sigue leyendo

Cumbre Celac-UE, reinvención de la historia latinoamericana


Clausura-Cumbre-CELAC-UE-e1359314636597-655x356¿Una reinvención podría equipararse a voltear al revés una cosa?

Si no es este exactamente el concepto que se pone de manifiesto en la pasada primera Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) y la Unión Europea (UE), efectuada en Chile recientemente, no deja de ser algo muy parecido. Sigue leyendo

Chávez y la integración más allá de Venezuela


correaEl pasado fin de semana, Chávez, de regreso a Venezuela luego de estar en Cuba por asuntos médicos, ha “puesto orden en la casa” como previsión a una posible ausencia definitiva suya a causa de la enfermedad que le aqueja.

Sigue leyendo

La OEA entre fuego cruzado


Las imágenes del acto inaugural de la Asamblea General de la OEA recién celebrada en Bolivia entre los días 3 al 5 de este mes, sugerían la ardua tarea que los asistentes allí, como parte de las delegaciones de sus respectivos países, enfrentarían. A todas luces sería una Asamblea “condimentada” por los actos de las ONG –muchas estuvieron presentes con pancartas en el salón del acto inaugural- por los “mítines” políticos-folklóricos de un presidente anfitrión que promueve su reelección desde ya para el 2014 y por otras cuestiones que solo quizás eran visibles para quienes estuvieron al tanto de las noticias sobre este tema en los días previos a la celebración de la misma.

Pero quien se llevaría los mayores embates sería justamente el organismo que sirve de base para estos “glamorosos” encuentros, la OEA. Sigue leyendo