El atardecer de un símbolo eterno


mandelaDesde mi infancia hasta el día de hoy, contrario a muchos – sobre todo a los románticos – detesto los atardeceres… me producen tristeza. Las primeras experiencias que recuerdo y que están asociadas a este fenómeno ineludible que se superpone a la luz del día, provienen de reminiscencias de niño en las que, aquellas montañas que rodeaban el pequeño valle en el que estaba enclavada la cálida morada de nuestros padres – allá por las lomas de Constanza –  servía de cuna a las ya débiles luces del sol que comenzaban a agonizar y a dar paso a la taciturna y enorme oscuridad, que solo esclarecía su aspecto cuando, a lo alto, allá en el firmamento, comenzaban a brillar las tintineantes estrellas… y en cuanto a la tristeza, solo se deshacía cuando la madre, sabedora de esa debilidad, dedicaba unos minutos a “arrullar” a su primogénito. Sigue leyendo

Anuncios

Juegos de poder en la cancha… y en las calles


brasilEl hombre puede ser, como afirmaba Protágoras, la medida de todas las cosas. Como ser histórico y en el orden de la creación de su “propio diario biográfico” es, como en las sociedades, el creador de sí mismo; por tanto, sus acciones definen y “miden” el contexto personal y colectivo en el que en determinado momento de la historia se desarrollan, haciendo desarrollar, a su vez, su medio societal y quizás hasta su propia dimensión humana. Surge a partir de esta frase la idea del relativismo subjetivista que señala la imposibilidad de tener una verdad absoluta y universal que marque por igual a todos los hombres y el concepto de la versatilidad de este frente a distintas circunstancias. Ortega y Gasset lo diría muchos siglos después de esta forma “yo soy yo y mis circunstancias”. Sigue leyendo

América Latina. Dos caminos, un solo continente


latinoamericaLa desaparición física de Hugo Chávez se ha convertido en el pistoletazo para nuevas alianzas geoestratégicas en Latinoamérica. La debilidad que exhibe su sucesor al frente del gobierno da la sensación de que, no pudiendo controlar del todo la situación a lo interno de su país, sus bonos a nivel regional estarían cayendo a niveles tan ínfimos que le sería imposible continuar con los proyectos de integración y conjunción ideológica que en vida lideró y propulsó su mentor y comandante, bajo el paraguas nominativo de “Socialismo del Siglo XXI”.

Sigue leyendo

Archivando un expediente: Año 2012


shutterstock_116650588

Faltan tan solo cuatro días para terminar el 2012 y es momento de archivar este expediente, obviamente, no sin entender y reconocer  la lógica continuidad de muchos procesos que, a nivel internacional, tuvieron como escena los casi ya agotados 365 días de este año.

Por nuestra parte, hemos Sigue leyendo

Mercosur, motor de integración económica en América del Sur


mercoCuando un bloque de integración subregional abraza más del 70% de la población total de su región, representa, sin lugar a dudas, un actor de principalía indiscutible en las relaciones internacionales, no solo de su zona de influencia directa a nivel regional, sino también como ente de equilibrio en las negociaciones sobre temas pasibles de afectar sus intereses en tanto bloque, o a los países miembros del mismo, en términos individuales y que, por medio de este tipo de integración, adquieren una proyección que traspasa sus fronteras físicas. Sigue leyendo

Error de cálculo de Paraguay lleva a Venezuela al Mercosur


Una de las razones por las que el congreso paraguayo decidió llevar a juicio político y destituir de manera sumaria al entonces presidente Fernando Lugo, fue la aquiescencia de éste último a que Paraguay se adhiriera al Protocolo Ushuaia II que, entre otras cosas, establece la posibilidad de que Mercosur adopte sanciones severas, como cerrar total o parcialmente las fronteras terrestres y suspender o limitar el comercio, el tráfico aéreo y marítimo, las comunicaciones y la provisión de energía y servicios al Estado Miembro en donde se produjese una ruptura del orden democrático. Sigue leyendo

El Mes de las Cumbres


En junio, que aún no termina, tres países del continente americano han servido de sede para la realización de sendas cumbres internacionales de alto nivel en las que se discutirían, básicamente, aspectos sobre seguridad alimentaria, crecimiento y estabilidad económica global y por último, desarrollo y evaluación de estrategias de preservación del medio ambiente, respectivamente.

Que se reúnan “nuestros líderes” por un lado tranquiliza –aunque salga caro- y por otro, al ver las resoluciones que alumbran sus debates y exposiciones y los niveles de desacuerdo imperantes en temas cruciales no sólo para sus respectivos países, sino para la comunidad internacional en conjunto y, aún más, para el futuro del planeta, necesariamente produce en nuestro interior, cierto grado de suspicacia y a veces hasta de desesperanza. Sigue leyendo