Flores de primavera en Egipto


Egipto-El_Cairo-conflictoLa “primavera árabe”, si evaluamos objetivamente sus resultados, lejos de aportar algo, ha terminado prostituyendo las bases estructurales de la democracia que justamente promueve. Pudiera ser que, en un primer momento, se vea a este tipo de revuelta popular como mecanismo de catarsis social que, logrando atraer la atención y terminando con la indiferencia y la reticencia del orden establecido –independientemente de la legitimidad o no de éste- logre, en cierto modo, coyunturales cambios. Sin embargo, dejan el camino abierto para que en ellas se involucren intereses y poderes oscuros que, aprovechando la ausencia de organización lógica sobre bases sociales y políticas consistentes, se encarguen de mal dirigir las masas hacia objetivos coyunturales que en definitiva lleven a los países a estadios que sus ciudadanos nunca desearon. Sigue leyendo

Anuncios

Franja de Gaza, campo de concentración del siglo XXI


Que Israel controle desde el año 2007 todas las fronteras de Gaza (con la excepción de la frontera sur, controlada por Egipto), la comunicación de ésta con Cisjordania – su hermano mayor palestino- y con los mercados internacionales, así como su espacio aéreo, marítimo, además del suministro de agua y combustible, convierten a esta angosta franja territorial de 360 km2 en un enorme “campo de concentración”  del siglo XXI. Sigue leyendo

Una extraña primavera árabe


Justo cuando en los Estados Unidos y en gran parte del mundo se conmemoraba tristemente el décimo primer aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 contra las torres gemelas en Nueva York, en Libia, antiguo bastión de Muanmar Gadafi, específicamente en Bengasi, una importante ciudad a orillas del mar mediterráneo, la sede del consulado americano era atacada salvajemente y los integrantes de la legación consular, presas del terror y entre bombazos, disparos y un humo asfixiante, trataban de huir para salvar sus vidas, mientras los pocos guardias de seguridad repelían a duras penas el ataque. Sigue leyendo