CONVENIO INTERNACIONAL PARA LA REGULACION DE LA PESCA DE LA BALLENA


Ballenas Jorobadas en Samaná

CONVENIO INTERNACIONAL PARA LA REGULACION DE LA PESCA DE LA BALLENA

La República Dominicana es beneficiaria de una de las manifestaciones y/o procesos naturales más peculiares del mundo. Se trata del fenómeno que se produce cada año en las costas del noreste de nuestro país; lugar que se convierte entre los meses de diciembre y abril en un verdadero hervidero de cetáceos que visitan nuestras aguas con el noble propósito de perpetuar el milagro de la reproducción.

El Banco de la Plata (llamado así en alusión al naufragio en estas aguas de la Nave Concepción en 1641 con un enorme cargamento de este metal) es el lugar escogido por todas las ballenas jorobadas del mundo (inicialmente se pensaba que solo nos visitaban las del noreste del Atlántico), las que, después de recorrer distancias que oscilan entre los 60000 y 70000 kilómetros, llegan a deleitar a nuestros turistas con su nado cadencioso y su ulular sereno, mientras preparan la llegada de nuevos miembros de su familia, con los que, una vez alcanzado los dos o tres meses de edad, regresan de nuevo a sus aguas vernáculas en donde, para pesar de los más preocupados por la preservación del medio ambiente, son “soezmente cazados” , con los fines más diversos, acelerando el proceso de extinción en el que se encuentran muchas especies de estos mamíferos.

Este crimen contra el medio ambiente no constituye una preocupación reciente, sino que más bien data de mucho tiempo atrás, desde que en el siglo XVIII se inventara en Europa el arpón explosivo y se incrementara manifiestamente la pesca indiscriminada de ballenas con fines comerciales. El dos de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis (02/12/1946) se firma el Convenio Internacional para la Pesca de la Ballena y en el marco de la misma se crea la Comisión Internacional Ballenera con el fin de regular objetivamente esta actividad sobre la base de criterios legales que estén acorde con el desarrollo y supervivencia monitoreada de estas especies, sin que elementos como la sobrepoblación o la extinción de las mismas amenace el equilibrio medioambiental.

La República Dominicana debe ser una de las más interesadas en que las estipulaciones legales marcadas en este Convenio y supervigiladas a través de la Comisión supracitada, sean observadas cabalmente, sobre la base del elemento pintoresco mencionado mas arriba, que tiene lugar en nuestra zona económica exclusiva. De manera que, la promulgación el 04 de abril pasado de este Convenio por el Poder Ejecutivo y la ratificación definitiva a llevarse a cabo dentro de poco, marca un hito en lo relativo a la política exterior dominicana y a la preocupación y conservación del medio ambiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s